La fábrica de las Flores

Una fábrica moderna

Situada en el sur de Grasse, la Fábrica de las Flores completó en 1986 la implantación de la Fábrica Histórica, cuyo espacio ya no era suficiente para la producción de perfumes y jabones. Aunque el recorrido que propone invita a descubrir las grandes etapas de la fabricación de un perfume, esta instalación muy funcional se apoya en las más modernas herramientas de producción.

La visita de los talleres de acondicionamiento permite asistir a la metamorfosis de productos perfumados procedentes de la fábrica, en productos refinados listos para ser comercializados ante un público de aficionados. Además de las cadenas de producción, la fábrica alberga el laboratorio, donde se mezclan las materias primas tras haber sido analizadas para obtener los concentrados de los futuros perfumes.

Las técnicas de fabricación

En esta sala están expuestos los alambiques que permiten la destilación con vapor de agua. Es un procedimiento muy antiguo y ampliamente utilizado aún en nuestros días, que permite extraer los aceites esenciales. Conocida desde la Antigüedad, esta técnica se perfeccionó en la civilización árabe a partir del siglo VIII y sigue siendo una importante técnica de la perfumería tradicional.

La impregnación en caliente o maceración, consiste en infusionar las flores en materias grasas previamente calentadas. Esta técnica, conocida desde la Antigüedad, se ha completado a través de los siglos.

La técnica de la impregnación en frío se desarrolló para las flores más frágiles, como el jazmín o el narciso, que no soportan ser calentados. Muy extendida en la región de Grasse hasta finales de los años 50, consiste en extender una capa de grasa inodora sobre las paredes de un chasis de vidrio, el cual se cubre seguidamente de flores. Esta técnica ha sido reemplazada hoy por técnicas modernas, tales como la extracción por disolventes volátiles o la extracción con gas carbónico supercrítico.

El laboratorio

Corazón de la fábrica, el laboratorio es el punto de partida de todas las fabricaciones. Es aquí donde las materias primas se pesan con extrema minucia y se mezclan, a fin de formar el concentrado que será seguidamente transportado a la Fábrica Histórica del centro de Grasse para ser vertida en las cubas de maceración.

El laboratorio es igualmente el lugar donde se controlan todas las materias primas que entran en la composición de los perfumes y de sus derivados. Un control calidad indispensable para asegurar la constancia en la fabricación de los productos perfumados Fragonard.

Hoy día, los perfumes se componen de numerosas materias primas diferentes. Un perfume puede contener entre veinte y más de una centena de componentes diferentes. Limitadas antiguamente a los únicos elementos naturales de origen vegetal o animal, las materias primas utilizadas en nuestros días en perfumería se completan con productos sintéticos. Esta diversificación ofrece numerosas ventajas: un abanico mucho más amplio de olores, constancia de los productos, respuesta a las exigencias ecológicas y alergénicas…

El órgano del perfumista

La perfumería presenta una gran analogía con la música. Así, el perfumista, de igual forma que el músico, compone sus perfumes delante de un órgano, mueble en el que están dispuestos todos los frascos de esencias que le serán necesarias. Un perfume está constituido por un acorde que designa una asociación de varias notas (acorde amaderado, acorde chipre, notas afrutadas, notas floridas). La concepción de un perfume puede necesitar varios años de investigación.

La sala de acondicionamiento

En este taller se efectúan de forma tradicional el embotellado y el etiquetado de las eaux de toilette. La cadena de acondicionamiento es semiautomática y, para garantizar la calidad de la producción, cada producto es controlado individualmente en varias etapas de la fabricación.

En la cadena de acondicionamiento, los frascos vacíos se colocan en soportes y son transportados hasta la estación de llenado. La bomba es colocada y enroscada manualmente. El frasco es codificado en su base por un chorro de tinta, a fin de permitir su trazabilidad, y es etiquetado por la máquina. Al final de la cadena, las operadoras se encargan del control de calidad.

La jabonería

Además del laboratorio y la cadena de montaje, la Fábrica de las Flores posee igualmente su taller de jabonería, dotado de una prensa semiautomática, donde se fabrican los célebres jabones guijarro Fragonard.

El jardín de las plantas de Perfume

La Fábrica de las Flores adquiere su nombre del bonito jardín de plantas de perfume que la rodea. En este jardín es posible descubrir numerosas plantas, especialmente las principales flores perfumadas que han hecho famosa a Grasse. Son, por supuesto, la rosa de mayo (rosa centifolia), el jazmín (jasminum grandi orum), la flor de azahar y la tuberosa.

La tienda

La visita se termina en el salón de venta, donde todos los productos de la Perfumería Fragonard están representados en diferentes mostradores: perfumes, eaux de toilette, jabones, velas, difusores, así como cosméticos, geles de ducha y estuches para regalo…

La oferta Fragonard es particularmente rica y múltiple: florales, afrutados, chipres, amaderados u orientales, una magnífica forma de prolongar su visita descubriendo todas las familias olfativas y encontrar el perfume perfectamente adaptado a su personalidad, sus gustos y sus deseos.

Informaciones prácticas

  • Acceso

    Les 4 chemins, 17 route de Cannes – 06130 Grasse
    Parking en la fábrica

  • Visita con reserva

    También puedes reservar haciendo clic en este enlace :